Foto de Casa

Inmobiliaria Núcleo: “Escriturar una vivienda a un valor menor conlleva consecuencias legales”

Recibir 200.000 euros por una vivienda, pero declarar a Hacienda que la vivienda ha costado 170.000 es una práctica de lo más habitual en España. Sin embargo, escriturar una vivienda por un valor inferior puede resultar peligroso, ya que se trata de un delito llamado “evasión de impuestos” y es duramente castigado por la ley. Inmobiliaria Núcleo, una agencia inmobiliaria con más de 10 años de experiencia en el sector y con varias oficinas repartidas por toda la provincia de Alicante habla sobre esta práctica tan peligrosa para los propietarios y aconseja a sus clientes sobre cómo realizar una compraventa legal, segura, asequible y bajo las mejores condiciones.

“En la compraventa de viviendas es muy habitual que parte del precio real de la vivienda se cobre sin declarar. Esta compraventa fraudulenta causa un fuerte impacto en la economía sumergida y si el precio que escrituramos es inferior al precio que marca el mercado inmobiliario podemos tener problemas. Hacienda, puede iniciar una comprobación de valores y acabar cobrando el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales real al comprador. Escriturar la vivienda con un precio inferior conlleva consecuencias legales” explica Inmobiliaria Núcleo.

Además, explica Inmobiliaria Núcleo, en caso de que las autoridades fiscales descubran que la compraventa se ha realizado de forma fraudulenta, el comprador podría ser sancionado con el pago de los intereses de demora y multas por evadir impuestos. Si el comprador quiere vender el inmueble después de comprarlo, tendrá que pagar un impuesto más elevado para compensar esa diferencia. Esta práctica es, por lo tanto, muy contraproducente si el comprador de la vivienda tiene pensado revenderla, ya que si revende la vivienda por un precio superior la ganancia será alta y el tributo por el IRPF también.

Como vendedor, el fraude resulta en un principio mucho más “beneficioso” que para el comprador, ya que el ahorro de impuesto es mucho mayor. Además, para el propietario que vende de forma fraudulenta, este riesgo es mucho menor que para el comprador porque el valor de transmisión no es tan grande. Por lo tanto, ambas partes (comprador y vendedor) deben tener en cuenta que una compraventa no consiste en el gasto del precio de la vivienda únicamente, sino que hay otros gastos fundamentales que habrá que desembolsar. Algunos de estos gastos son los gastos del notario, que realiza la labor de asistir, entre otras labores esenciales como el Registro de la Propiedad, además de otros impuestos. Inmobiliaria Núcleo aconseja realizar una compraventa legal y segura, en la que confiar mediante un asesoramiento profesional a la hora de ponerle valor a la vivienda.